Los equipos de aire acondicionado portátil tienen muchas ventajas, como un precio bajo, no requieren de una complicada instalación y, por supuesto, son totalmente portátiles, por lo que pueden moverse de un punto a otro sin ninguna dificultad. Al utilizarlo, se deben evitar algunos errores que pueden afectar su eficiencia, provocar daños en el equipo y reducir su tiempo de vida útil, lo que lleva a facturas de servicios públicos más altas de lo necesario, e incluso una experiencia de enfriamiento incómoda.

  1. Tamaño equivocado

Utilizar la unidad de aire acondicionado del tamaño correcto es el aspecto más importante cuando se trata de enfriar efectivamente su espacio. Muchas personas tienden a asumir que comprar el acondicionador de aire más grande que puedan encontrar significará instantáneamente una manera más rápida de enfriar el espacio, pero esto es incorrecto. Los sistemas de climatización están clasificados por BTU, lo que facilita la determinación del tamaño correcto para su espacio. BTU es una forma de medir el espacio que puede enfriar una unidad y puede ayudarlos a seleccionar el adecuado, de acuerdo con la dimensión de la habitación.

Determinar el tamaño correcto para su habitación o espacio es un proceso simple, que comienza con la medición de la superficie cuadrada del área en que la usará. Para medir la cantidad cuadrada de su espacio, simplemente multiplique la longitud de la habitación por el ancho.

Los equipos extraen el aire de la habitación, eliminan la humedad mientras enfrían el aire y envían la mayor parte del aire a la habitación. Si tiene una unidad que tiene demasiados BTU para el espacio, se activará y desactivará constantemente, lo que provoca que el proceso de enfriamiento ineficiente, que produce una habitación húmeda. Por el contrario, una unidad demasiado pequeña permanecerá encendida sin cesar, sin obtener una temperatura más fresca en la habitación.

  1. No ventilar adecuadamente

El clima portátil necesita ventilación cuando están en uso, el aire que no se expulsa como frío debe enviarse fuera de la habitación, lo que crea la necesidad de ventilación, de lo contrario tendrían una unidad que sopla aire frío y caliente, lo que anula el propósito del uso. Algunas personas deciden que no necesitan dirigir la ventilación fuera de la habitación, y optan por ventilarla lejos de la unidad, o hacia un área más abierta. Esto resulta en una experiencia de enfriamiento disminuido.

La mayoría de los equipos vienen con un kit de ventilación de ventana, que facilita la configuración. Esto generalmente implica abrir una ventana lo suficiente para encajar un soporte, lo que ayuda a mantener el área de la ventana sellada. La manguera de ventilación se conecta al soporte y dirige completamente el aire caliente hacia el exterior. Independientemente de dónde utilicen la unidad, siempre deben asegurarse de que esté completamente ventilada y sellada.

  1. Ignorar la calificación de eficiencia energética

Los sistemas de aire acondicionado portátil son menos eficientes energéticamente que las unidades centrales en general, pero pueden ahorrarle en costos de refrigeración cuando se usan estratégicamente.

La eficiencia energética es un rasgo muy importante, especialmente si planea usar la unidad con frecuencia. Elegir un modelo que sea más eficiente en el uso de la energía les ahorrará dinero en sus facturas de energía; suelen venir con una calificación de eficiencia energética que facilita la comparación de modelos. La calificación se logra al dividir la cantidad de BTU de la unidad por la cantidad de watts que consume.

  1. No poder drenar la unidad

Los equipos de aire acondicionado portátil crean condensación en el proceso de enfriamiento, debido al hecho de que constantemente eliminan la humedad del aire cuando están en uso. Algunas unidades son capaces de evaporar la humedad por sí mismas, o al menos la mayor parte de ella, otras tienen una manguera de drenaje que pueden extender hacia un drenaje o hacia arriba y afuera de una ventana si tienen algo como una bomba de condensado que puede empujar el agua a través de la manguera de drenaje.

Muchos equipos de aire acondicionado móvil pueden usar un sistema de cubeta o tienen una especie de bandeja poco profunda debajo de la unidad, que recoge todo el condensado a medida que se acumula, lo que evita que se derrame por todo el piso. Si bien este sistema es útil para prevenir derrames, muchas personas tienden a olvidar que el condensado se acumula, especialmente si no usan la unidad diariamente durante muchas horas, provocando que el agua se quede en el cubo durante largos períodos de tiempo.

Esto puede llevar a una de dos cosas: el agua dentro de la unidad puede desbordarse, lo que es un problema si no se encuentran en la habitación cuando sucede. El otro resultado es que el agua permanece allí durante semanas, lo que eventualmente crea moho y estará presente en el aire de la habitación, lo que a largo plazo dará lugar a muchos más problemas, especialmente en personas con alergias.

Si tiene un sistema de mangueras, asegúrese de que la manguera siempre esté drenando adecuadamente hacia el piso. Si tiene una unidad que acumula el condensado, verifique con frecuencia y tire la bandeja o el cubo cuando haya agua presente.

Eviten estos errores mientras utilizan sus equipos de aire acondicionado portátil y podrán reducir costos en energía eléctrica, alargar la vida útil del equipo y hacer más cómodo el proceso de enfriamiento. Para adquirir las mejores unidades, visiten la tienda en línea de Branatech, donde encontrarán una variedad de modelos que se adaptan a cualquier espacio. Contamos con cobertura de envío a toda la República con oficinas en Monterrey, CDMX y Cancún. Si tienen dudas sobre el envío y formas de pago comuníquense con nuestros asesores al teléfono (01) 800 942 6835 y al correo electrónico info@branatech.com.